Sagrados Titulares

La imponente imagen del crucificado de la Expiracion es una de las obras mas importantes de cuantas existen de este tipo iconográfico. Con casi toda seguridad es la original que encargase la cofradía para su fundación en 1603, realizada dentro del marierismo propio de la época.

Se atribuye con fundamento al escultor Sebastián de Solís, del que existe documentado en ese mismo año, el calvario que corona el retablo baezano de la parroquia de San Andrés, con cuyo crucifijo existen notables coincidencias estilisticas y de detalle que hace un poco probable que manos distintas elaborasen ambas tallas.

El Cristo de la Expiración fue restaurado por el instituto nacional de restauración y conservación de bienes culturares, en Madrid, e incluido en el catálogo como "bien cultural", en el año 1992.

 

Porque 82 años de ausencia no han sido los suficientes para que los hermanos de la Expiración se resistieran a no tener a su Madre entre ellos, porque aquello que les fue arrebatado injustamente tenía que volver a los corazones de los hijos de Baeza.

Porque esta tierra noble y bella como el sol, merecía que por devoción, historia y tradición volviera a tener entre ellos a Nuestra Señora de la Merced y Piedad, aquella que da por nombre a uno de los barrios más auténticos de la ciudad, que guarda entre los muros de sus casas la devoción sencilla y sincera de los hijos de Baeza. La nueva titular mariana llegó a lo largo de este pasado año 2018, año en el que se celebró el VIII centenario de la fundación de la Orden Real y Militar de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos, popularmente conocida como Orden de la Merced. Por tal motivo, esta es la mejor noticia que se podía producir en el seno de la Cofradía, ya que la celebración de esta efeméride es un motivo más que justificado para la recuperación al culto de la titular mariana de esta Cofradía la cual salió de la gubia del escultor Dº Antonio Parras Ruiz, joven escultor que atesora ya en la ciudad numerosas imágenes marianas.  

El 8 de septiembre, festividad de la Natividad de Nuestra Señora, advocación a la cual la ciudad dedica su S.I. Catedral, fue el día elegido por los hermanos de esta Cofradía para la bendición de su titular mariana, la cual lució en todo su esplendor en tal histórico acontecimiento, el cual reunió no solo a todos los hermanos de la corporación de la tarde del viernes santo, sino a todos los hermanos mayores y representantes de las diferentes Cofradías y Hermandades de la ciudad, a Cofradías de la advocación de la Expiración de localidades cercanas, a la Agrupación Arciprestal de Cofradías y Hermandades y a miembros de la corporación municipal del Excmo. Ayuntamiento de Baeza. 

La celebración de la Santa Misa corrió a cargo del Rvdo. Sr. D. Manuel Peláez Juárez, Arcipreste de Baeza, Párroco de San Pablo y Capellán de la Cofradía, estando la capilla musical a cargo de los hermanos D. Sebastián Cabrera Checa y D. Fidel Calderón Cátedra. 

La Real Cofradía de Nuestra Señora del Carmen fue la encarga de amadrinar a la nueva imagen, siendo testigos de tal acontecimiento todas las Cofradías y Hermandades pertenecientes a la Parroquia de San Pablo Apóstol, los cuales firmaron una vez finalizada la celebración al acta de bendición a los pies del Santísimo Cristo de la Expiración, el cual lució imponente en su capilla con el magnífico sudario que posee la Cofradía.  

Fue una celebración cargada de momentos de gran emotividad, como el momento de la bendición o el piadoso besamanos a la imagen una vez finalizada la Santa Misa, Destacar la grandes muestras de cariño del mundo cofrade de Baeza, los cuales ofrecieron a la nueva imagen diversos regalos. 

Nuestra Señora de la Merced y Piedad ya está de nuevo a los pies del Cristo de la Expiración en su capilla de San Pablo, lugar en el que recibirá culto durante todo el año por todos sus hermanos, fieles y devotos.


Foto de su vestidor: Dº Juan López Jiménez

De momento ambas imágenes procesionan sobre paso finamente labrado en madera de caoba, barnizada en su color, con candelabros arboreos de tulipas. La canastilla cuenta con cuatro capillas achaflanadas en las esquinas en las que reposan imagenes en plata de los evangelistas, obra de Manuel de los Ríos.

En los medallones centrales, el escudo de la merced, el de Baeza y relieves de las imágenes de las cofradías baezanas del Descendimiento y las Angustias, todo flanqueadas por parejas de bellos angelitos restaurados y policromados finamente por Dº Francisco Malo Guerrero y cabezas aladas de querubines.

En el respidadero detalles en plata, que son del platero cordobés J. Ibáñez. La cruz del Señor es obra de Guzmán Bejarano de 1992 y lleva remates en metal repujado y dorado por el granadino Dº Rafael Moreno y cartela de INRI realizada por el hermano de la cofradía Dº Baltasar Fernandez Hidalgo.

El Paso es portado con una magnifica cuadrilla de costaleros hermanos desde la semana santa de 1994, recuperando el sistema tradicional de dobles trabajaderas longitudinales y cargando el peso sobre los dos hombros.


volver al principio